Mole poblano (receta de Frida y Diego)

En la pared de entrada de lo que fue la cocina de la Casa Azul, encontramos pegada esta receta, invitándonos (o retándonos) a preparala.

  • 250 g de chiles mulatos desvenados y despepitados
  • 350 g de chiles pasillas desvenados y despepitados
  • 350 g de chiles anchos desvenados y despepitados
  • 250 g de manteca de cerdo
  • 3 dientes de ajo medianos pelados
  • 2 cebollas medianas picadas
  • 2 tortillas duras en pedacitos
  • 1/2 bolillo duro
  • 60 g de pasitas
  • 125 g de almendras
  • 6 cucharadas de pepitas de calabaza
  • 125 g de ajonjolí
  • 1 cucharadita de anís
  • 2 clavos de olor
  • 1 raja de canela
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 3 barras de chocolate de metate o al gusto
  • 150 g de jitomates pelados y picados
  • Sal y azúcar al gusto
  • 1 guajolote o pavo grande partido en piezas y cocido en un buen caldo hecho con zanahorias, poro, cebolla, una rama de apio, perejil y un diente de ajo (se puede sustituir el pavo por 4 pollos)

 

Los chiles se pasan por 150 g de manteca caliente, se colocan en una cazuela con agua muy caliente y se deja que suelte el hervor para que se suavicen. En la misma manteca se acitronan los ajos y las cebollas. Se añaden las tortillas, el pan, las pasitas, las almendras, las pepitas y la mitad del ajonjolí, el anís, los clavos, la canela, la pimienta, el chocolate y los jitomates y se frie todo muy bien. Se agregan los chiles escurridos y se frie unos segundos más. Se licua todo con el caldo en el que se coció el pavo y se cuela. En una cazuela grande se calienta el resto de la manteca, se añade la salsa. Se deja hervir el mole durante 5 minutos, se sazona con sal y azúcar (debe quedar dulcesito) y, si es necesario, se añade más caldo. Debe quedar una salsa más bien espesa. Se deja hervir de 20 a 25 minutos a fuego lento; se le añaden las piezas de guajolote. Se deja hervir 5 minutos más y se lleva a la mesa en la misma cazuela, espolvoreándolo con el resto de ajonjolí tostado.