Huatulco, todavía un paraíso

Si no has visitado todavía las Bahías de Huatulco, en Oaxaca, en verdad, ¿qué esperas? Es un paraíso, hasta el momento muy bien conservado y con actividades para todos. La gente que vive y trabaja en Huatulco se ha encargado de respetar el plan de un desarrollo turístico sustentable, por su protección al medio ambiente y su baja huella de carbono. Así que a visitarlo ¡como turistas responsables! Nada de llevarnos corales o arena. Y mucho menos, dejar basura.

¿Qué puedes hacer en Huatulco? Aquí algunas ideas de nuestro último viaje a este precioso lugar.

Da un tour por las bahías. Las Bahías de Huatulco son 9 y tienen 36 playas en total . Algunas son accesibles en carro, otras sólo en barco o cuatrimoto. Cada playa tiene su encanto. Por ejemplo, la Playa La Entrega es un acuario natural donde toda la familia puede nadar con esnórquel para ver sus arrecifes de coral, peces y demás fauna marítima de la zona.  Barra de la Cruz es el lugar para los surfers, con olas enormes y todo el ambiente hippie (y los muchachos con cuerpos de modelo de Calvin Klein). En Bahía de Santa Cruz encuentras playas con un mar muy tranquilo y bajito, para chapotear con la
familia, mientras Doña Celia te prepara una langosta, mojarra o ceviches. La Bahía de San Agustín es la más amplia de todas las playas de Huatulco y es un paraíso para descansar, comer y nadar con esnórquel en sus arrecifes de coral. El tour que te ofrecen de 7 horas por las bahías vale la pena. Sólo como tip, lleva tu hielera con algunas cervezas heladas, ¡se te van a antojar!

Pasea en cuatrimoto. Adéntrate a las selvas bajas de Oaxaca para llegar al final a una de sus extraordinarias bahías. Nosotros llegamos a la Bahía de San Agustín en un paseo de 4 horas. Tuvimos un guía de lujo, Pierre. Un francés que lleva más de 25 años viviendo en México, y que no piensa regresar.

Visita su centro. El centro de Huatulco (La Crucecita) es perfecto para comprar buenos recuerdos de tu visita. Nosotros regresamos con chocolate y mole de La Soledad y licores de mezcal de sabores. También te vas a topar con bares y restaurantes que te harán ojitos. Nosotros visitamos La Crema, un restaurante bar donde sirven pizzas y papas cocidas en horno de leña. Yo acompañé mi pizza de un coctel de mezcal con naranja.

Sobre el hospedaje, nos fue muy bien con nuestra elección, Marina Park, frente a la Bahía Chahué. Rentan departamentos de lujo totalmente equipados a precios accesibles, donde puedes acomodar una familia grande. Ya sea en recepción o en las playas te venden los paquetes de recorridos. Los precios no varían mucho entre una operadora de turismo y otra.

Eso fue lo que nosotros hicimos, pero nos faltó el rafting en el río, escalada de miradores, visita a las cascadas, el EcoTour que ofrecen para visitar cocodrilos y el museo de la tortuga…así que, ni modo, tenemos que regresar.

This slideshow requires JavaScript.